Galería de Audio - Front

Galería de Audio - Front

Blogger Translate / Traductor del Blog

domingo, 24 de julio de 2011

The Desert Chronicle - I Was In The Hell But I Survive...!! - Isostar Desert Marathon - La crónica del desierto - Estuve en el infierno pero conseguí sobrevivir...!!


Perfil de elevación del Isostar Desert Marathon Starter. 5,500 km en subida,
33,300 en llano y 6,200 en bajada

PRELUDE

Estas últimas semanas han sido realmente extrañas y muy difíciles de asumir. Está claro que la vida y las circunstancias en las uno se ve obligado a desenvolverse pueden hacer que toda la planificación prevista dé un vuelco total en cuestión de minutos… Parece que cuando algo se complica de forma inesperada uno se encuentra totalmente a merced de esas fuerzas misteriosas que intentan empujarte hacia la impotencia e incluso hacia la desesperación... A estas alturas de la vida hay pocos placeres tan auténticos y tan enriquecedores como el hecho de someterse uno mismo a retos de superación física y mental… Soy consciente de que para muchos esto es algo absolutamente fuera de lugar y no entienden como uno puede someterse a semejante “castigo” en condiciones extremas durante horas y además, y como agravante, afrontarlos sin estar físicamente en las condiciones idóneas para tener unas mínimas garantías de éxito… Pero a veces el riesgo inminente que supone el afrontar estas circunstancias se integra también en el objetivo global del momento. Si ya de por sí enfrentarse al IDM era realmente algo que me imponía mucho respeto, el hacerlo en la situación en que me encontré desde hace un mes se convirtió, y ahora puedo confesarlo, en casi una obsesión…

Como muchos ya sabéis, aunque voy a resumirlo como preámbulo a la crónica final, mi preparación para el IMD iba muy bien encaminada, buenos entrenos, sensaciones cada vez mejores, proceso de asimilación en positivo y muy buenas perspectivas…. El pasado 19 de junio en uno de los entrenos colectivos que habíamos planificado me empezó a doler la parte interior de la rodilla derecha de forma creciente, hasta el punto que después de correr prácticamente una hora tuve que parar y regresar caminando y cojeando al punto de inicio tras 12 km de recorrido… Y ese fue el punto culminante. El dolor no cesaba en cada intento que daba por tan sólo trotar…. Aún así me sentía optimista y pensaba que sería tan sólo una sobrecarga por exceso de intensidad en los entrenos… Me dediqué a hacer sesiones de elíptica, MTB y natación y dejé pasar unos días... Pero el dolor no cesaba. Así que hace dos semanas una tarde de jueves y ya totalmente desesperado me puse en contacto con el Dr. Manuel Ballester de los Centros Médicos Creu Blanca de Barcelona y fui a su consulta para saber qué era lo que me pasaba y que no me permitía correr. Resultado inequívoco después de una resonancia magnética: Rotura del menisco interno de la rodilla derecha..!! Y todo se derrumbó… Reconozco que durante unos días todo se vino abajo. No tan sólo por el hecho de que rompía mi plan de entreno en mil pedazos y era prácticamente el adios al IDM; sino por lo que representaba cara al futuro… Poco a poco fui asumiendo que el hecho era irreversible y que tenía que afrontarlo con otro espíritu… Decidí intentar por todos los medios a mi alcance estar al menos presente en la salida del IDM el domingo 17 de julio a las 9 de la mañana en el desierto de Los Monegros… Una auténtica locura..?? Es posible que sí, pero ya había tomado una decisión... El Dr. Ballester tras darme muchos detalles sobre las características de la rotura me indico que la única posibilidad para intentar cumplir mi objetivo eran las infiltraciones en la rodilla… Al principio me asusté un poco. Nunca antes me había infiltrado y sé que en las infiltraciones también hay algunos riesgos. Pero la realidad es que no podía correr y en tan sólo 14 días el Isostar Desert Marathon tenía fijada su fecha de salida… Y tomé la gran decisión. Me inyectaron dos infiltraciones. La primera de anestesia + cortisona y siete días después otra de ácido hialurónico… Al margen del dolor de los pinchazos (tengo pánico a las agujas…) parece que las infiltraciones, muy lentamente, iban haciendo su efecto… Una semana antes del IDM y de acuerdo con el Dr. Ballester hice un pequeño test para intentar correr y valorar las sensaciones. El resultado fue negativo..!! Apenas corrí 600 metros y el dolor volvió a ser intenso en cada zancada. Me desanimé, me hundí durante varios días… Cada vez era todo más complicado, todo se volvía en mi contra… Tenía un último cartucho, que la segunda infiltración fuera más efectiva…. Mientras tanto seguí trabajando la parte mental para recuperar algo de confianza en mis pocas posibilidades… Después de la segunda infiltración 7 días antes del IMD… El Dr. Ballester me sugirió que el jueves anterior a la gran cita hiciera otra prueba corriendo para valorar las sensaciones… Pero, después de mucho pensarlo, decidí no hacerlo… Porque si el resultado hubiese sido también negativo quizás ya no habría tenido fuerzas para continuar, así que decidí jugármela a una sola carta…. Estaría en la salida del IDM sin haber vuelto a intentar correr y a partir de ese instante cruzar los dedos y ver lo que ocurría…

Iba mentalmente dispuesto a correr hasta que la intensidad del dolor me lo impidiese, iba a darlo todo por estar al menos unos metros corriendo por el desierto de Los Monegros a pesar de que desde hacía un mes que no había vuelto a entrenar, que mi plan de entreno había quedado reducido a la nada, que sólo mantenía algo de actividad con la elíptica, un poco de MTB y natación, que era plenamente consciente de que además del problema en el menisco mi progresión física en los entrenos se había diluido en su mayor parte…

Mi participación en el IDM se había convertido, muy a mi pesar, en un episodio épico con un final imprevisible pero que apuntaba a presumible fracaso en mayúsculas… Como soy previsor me desplacé a Los Monegros con la MTB para que, en caso de abandono, al menos pudiera seguir a los ultramaratonianos y acompañarles por el desierto dándoles ánimos…

Y esta es la situación cuando me presento el sábado 16 de julio a las 15:30 horas en el campamento del IDM.

Después de 200 km llego al punto de entrada hacia el campamento base  y me adentro
en el desierto...

THE ARRIVAL

Después de casi 200 km por carretera llego al campamento del IDM, antes había parado en Fraga para comer y estirar un poco las piernas. Justo cuando estaba buscando un lugar adecuado para comer un poco de pasta recibo la llamada de Rafa (Abuelo Runner) con quien converso unos minutos y le transmito mis sensaciones además de agradecerle sus ánimos...

En la ciudad de Fraga el ambiente es muy cálido y la temperatura parece que es todo un presagio de lo que voy a encontrarme en Los Monegros. Después de comer vuelvo al coche y voy ya camino del campamento IDM que está aproximadamente a unos 13 km de Fraga. Poco a poco el paisaje me va introduciendo en el ambiente desértico característico de la zona. Grandes e inacabables llanuras a ambos lados de la carretera. En unos minutos llego a la altura del hotel La Cruzanzana en el km 412 de la Nacional II y giro a la derecha...

Lo que mis ojos empiezan a vislumbrar es a priori todo un anticipo de los que me encontraría minutos más tarde... Caminos de tierra polvorienta y nubes de polvo que se levantan a ambos lados de mis neumáticos… Tras 20 minutos adentrándome en el desierto llego al campamento del IMD. Desde algunos cientos de metros antes destacan en la llanura del desierto una inmensa carpa roja y unas antenas de telefonía móvil ancladas en sendos vehículos de campaña. Finalmente aparco el coche y al salir del mismo me da en la cara una bofetada de aire caliente como señal de bienvenida… 

En ese momento son aproximadamente las 15:30 horas y la temperatura es de 35º.... En el campamento a esas horas hay poca gente y muy poco movimiento. Bajo la carpa principal veo a cuatro o cinco participantes del IDMS que están tumbados o sentados en el suelo simplemente dejando pasar el tiempo porque da la impresión de que poca cosa más se puede hacer. Hace una horas, a las doce el mediodía, se ha dado la salida del IDM y los participantes en la distancia de 112 km hace ya más de tres horas que están corriendo... Pero todavía no soy consciente de lo que eso significa. Lentamente me acerco al lugar donde está montada la salida y llegada del IMD y saludos a los miembros de la organización que hace ya algunas horas que están trabajando para la carrera. En esos momentos hay mucha tranquilidad y una sensación en el ambiente de absoluto agobio. Todos los que en ese momento no tienen una labor especifica están refugiados en el interior del recinto de control bajo un techo de hojas secas de palmera para intentar resguardarse del rigor de los rayos de Sol. Doy unas vueltas por todo el escenario del IMD y tomo ya las primeras fotos del ambiente desértico. Pero son apenas las 16:00 horas y en unos minutos uno ya no sabe qué hacer…. Miras a tu alrededor y no hay nada excepto tierra y lejanía, así que decido también situarme en el recinto de control del IMD y me siento junto a Rocío, quien ha gestionado mi participación en el IMD, Ana, del blog Triatlón en familia, a quien ya conocía a través de Internet, y que además de acompañar a Iván, su marido, que es esos momentos está corriendo el IMD, ejerce como voluntaria y también con Alexandra que asimismo esta como supporter de su compañero que también se encuentra en plena carrera del IMD. Nos saludamos y, sin ninguna prisa, vamos charlando de mil y un detalles del evento ya que el tiempo realmente pasa muy despacio.... Y no es tan sólo una percepción. Cuando llevas un par de horas en ese ambiente parece que el reloj no se mueve, el calor y el ambiente tórrido poco a poco van infiltrándose en el a través de la piel y sin casi darse uno cuenta cada vez los movimientos habituales son más lentos y cansinos... Y eso que aún no hemos empezado a correr...

Después de llegar con un Sol de justicia frente a la carpa principal del campamento...

De cualquier forma los minutos van pasando y muy lentamente empiezan a llegar más participantes que tomaremos la salida el domingo a las 9 de la mañana. Está previsto que tomemos la salida unos 120 ultramaratonianos pero de momento apenas estamos en el campamento unos 30 corredores... Supongo que los demás llegaran a última hora de la tarde para evitar el calor....

A través del seguimiento en los puntos de control del IMD y de las comunicaciones por radio nos vamos enterando de algunas noticias de los que ya están corriendo. Parece que lo que están sufriendo es más duro de lo previsto… No hay que olvidar que tanto para el IDM cómo para el IDMS el circuito se ha mantenido en secreto hasta minutos antes de la salida y no sabemos lo que vamos a encontrar en el camino... Poco a poco se van sabiendo algunos detalles... Y no son nada esperanzadores, por cierto... Se están alcanzando picos de temperatura de casi 40º y además el terreno no es llano para nada… Quien dijo que en el desierto no hay desniveles…?? Las noticias que nos llegan al campamento base son realmente duras. Llevamos ya más de 6 horas de carrera y el grueso de los corredores, excepto los privilegiados que van delante (calculo que como mucho serán los 5 ó 7 primeros) todavía no han pasado por el km 40....!! El grupo de participantes que estamos en el campamento base nos miramos incrédulos y realmente preocupados. Esto es muy duro..!! Pero es que además las noticias que nos empiezan a llegar todavía nos alarman más... En el km 20 ya se están produciendo los primeros abandonos.... Básicamente por el calor y por ampollas en los pies... y estos corredores tiene que aguantar 112 km en esas condiciones... Además también parece que el tema del agua y la hidratación es otro punto clave y también hay problemas de gestión del agua en ese sentido... Los que estamos en el campamento base vamos tomando buena nota de todo lo que oírnos para mentalizarnos para la salida de mañana... Pero realmente no es como para sentirse optimistas en exceso...

La zona de la salida y la meta del IDM totalmente vacía las 16:00 horas...

Así van pasando los minutos con una tensión en el ambiente que cada vez es más densa... Finalmente después de unas 7 horas tenemos noticias de que algunos corredores ya han sobrepasado el km 40... Nuestros comentarios son de asombro... Pero parece que es lo que hay... Después de unos minutos más empiezan a llegar los todo terreno con las primeras tandas de abandonos... Vemos a corredores derrotados con resignación.... En estos primeros km la mayoría de abandonos son debidos a efectos del calor, ampollas y sobre todo a la orografía, parece que en este primer tramo el desnivel es más fuerte de lo esperado y algunos corredores se han equivocado en el ritmo a seguir, se han confiado y han salido más rápidos de lo aconsejable y después han pagado muy caro el exceso y se han hundido... 

A lo largo de toda la tarde van llegando en diferentes tandas grupos de corredores que abandonan, en cada viaje llegan unos 6 ó 7... Estamos realmente impresionados por lo que vemos... Entre los corredores que llegan saludo a un compañero que previamente había conocido a través de Internet, Felipe Santarem, le doy un fuerte apretón de manos y me comenta que a partir del km 20 se ha visto forzado a abandonar debido a las ampollas en el pie, especialmente una “gigante” que le ocupa toda la zona del puente de uno de los pies y que a pesar de haberla tratado, vaciado y vendado le ha impedido seguir adelante... Una verdadera lástima pero hay que asumirlo... Y así todo el resto de la tarde-noche, esperando la llegada de más abandonos y las incidencias en carrera todas las noticias coinciden en el terrible calor y la falta de agua para llegar entre los controles y además el hecho de que el agua está temperatura de radiador de coche...

El hospital de campaña instalado en el campamento base...

Tenemos a fin noticias de Iván, el marido de Ana, se ha detenido unos minutos... Esta vomitando y no puede comer ni beber nada porque lo vuelve a echar inmediatamente... Parece que va a intentar descansar y recuperarse unos minutos a ver qué pasa.... Ana, lógicamente, está preocupada e intenta hablar por teléfono con él pero de momento no lo consigue.. Pasan los minutos y las horas sin nuevas noticias…  Son ya casi las 9 de la noche y finalmente descarto la idea de quedarme a cenar un bocata en el campamento base y decido trasladarme en coche a Fraga para cenar algo más consistente. En vista de todo lo que estoy viendo creo que mañana me hará  mucha falta y así me lo aconseja también Alexandra.... Me despido de Ana e intento calmarla  diciéndole que si Iván está cerca del siguiente control, allí le atenderán, que espere noticias lo más tranquila que pueda...

Con Alexandra y Ana en el transcurso de la tarde soportando el calor y esperando noticias
 del IDM...

Cojo el coche y llego Fraga para cenar una plato de espaguetis al pesto y un jarra de cerveza bien fría y en cuestión de una hora ya estoy de vuelta en el campamento base, son ya más de las 10 de la noche... En ese momento me informan de que ya hay más de 40 abandonos..!! Y la tónica se mantiene... Por suerte parece que a medida que la tarde cae el termómetro desciende un poco y eso les dará a algunos corredores un poco de ventaja para intentar rehacerse... El ambiente está un poco más animado porque van llegando más corredores para el IDMS de mañana y empiezan a  montar sus tiendas de campaña y sus sacos para dormir...  Localizo de nuevo a Ana y le pregunto si tiene noticias de Iván... Después de varias horas de tensa espera le confirman que Iván ha abandonado finalmente, ya que no podía continuar, presentando un cuadro de fuerte deshidratación con vómitos... Después de algunos minutos más por fin llega Iván en el todo terreno... Llega cansado pero con ánimos suficientes para sentirse satisfecho por haberlo intentando y pensado ya en la edición del IDM del 2012... Nos saludamos y le felicito por su gran gesta... También me informan de que el compañero de Alexandra se retiró en el km 60 totalmente exhausto pero bien de salud y que hace ya unos minutos de ha regresado al campamento base...

Con Felipe Santarem que lamentablemente tuvo que abandonar sobre el km 20 debido a
las ampollas en los pies que le impedían correr.... Pero se mantuvo con el ánimo intacto
para intentarlo de nuevo...!!

La tarde empieza a caer en el campamento....

Anochecer en Los Monegros...

AN IMPRESSIVE MOMENT

La noche sigue avanzando... En principio las primeras previsiones de la organización era que los primeros corredores llegaran sobre las 9 de la noche pero en vista de las circunstancias todo ha cambiado y ahora se calcula que pueden llegar 2 horas más tarde, sobre las 11 de la noche... Así que poco a poco nos vamos acercando a ese momento... La oscuridad ya reina en al campamento base del desierto de Los Monegros y en la línea de llegada todo empieza ya a estar a punto para recibir al primer clasificado.... La espera es tensa, estamos todos inquietos y por fin, a través del altavoz, se nos comunica que el primer corredor está ya a tan solo 500 metros de la meta... Han pasado más de 11 horas desde que se inició el IDM... Pasan lo minutos y el corredor no llega... Demasiados minutos de espera para tan sólo 500 metros... Algo debe estar ocurriendo...!!! Y justo a los 100 metros de la llegada en el ultimo giro antes de entrar en la meta, Miguel Capó, el primero en llegar, se detiene en seco, se para...!!! No entra en la meta..!! Que pasa..!! Todos estamos desconcertados... Algunos minutos más de incertidumbre y al final se desvela la incógnita.... Miguel ha decido esperar a su compañero, el portugués Telmo Coimbra, para dejarle que sea él quien cruce primero la línea de meta y sea el vencedor....!!  Parece que durante la carrera Miguel pasó por momentos my difíciles y estuvo a punto de abandonar en varias ocasiones pero su compañero Telmo estuvo a su lado para animarle y darle apoyo y gracias a él se mantuvo en competición... Al final pudo recuperarse y llegar con muchos minutos de margen a la meta pero ha decidido brindarle a su amigo el triunfo...!!

Esperando la llegada de los vencedores del IDM... La expectación es máxima...

Estamos todos con un nudo en la garganta...!! Apoteósico, no hay palabras... Sólo por vivir ese momento ya vale la pena sufrir un autentico calvario... Finalmente después de unos 15 minutos de larga espera llega a la meta Telmo Coimbra... Se funden los dos en un abrazo y Miguel invita a Telmo a que sea el vencedor de la prueba... El final es de película, hubiera pagado por estar allí y tengo la suerte de haberlo vívido en primera persona, junto a ellos… Bravo por los dos…!!

A partir de ahí el goteo de auténticos héroes que van llegando a la meta se va a prolongar toda la noche sin pausa, escalonando las entradas en horas, desde las 12 horas del tercer clasificado hasta las 25 horas del último... Una autentica odisea...!!

Miguel Capó y Telmo Coimbra acaban de llegar después de mas de 11 horas de carrera...

Yo estoy realmente impresionado por lo que he vivido como preludio a lo que me espera mañana.... Parece que esto no es ninguna tontería...!! Así que cuando ya ha pasado la medianoche decido intentar al menos descansar y no darle demasiadas vueltas a la cabeza... Me sitúo junto a la tienda de campaña de Abel Rodríguez, Fito y Adolfo Arévalo, corredores a los que conozco en el campamento y que mañana también van a correr, me preparo el saco de dormir en el suelo y, bajo la carpa del campamento base, intento descansar un poco... Y lo cierto es que es muy difícil... No estoy acostumbrado a dormir en esas condiciones y no encuentro una postura cómoda, doy vueltas y más vueltas intentado acomodarme pero lo cierto es que duermo a trompicones… Descanso fatal y además como que va llegando el goteo de corredores durante toda la noche los aplausos y la megafonía te van despertando cada vez que un corredor cruza la meta.... En definitiva una noche de perros en pleno desierto… Y nunca mejor dicho... Pero no hay ninguna otra opción así que me esfuerzo al máximo por aprovechar los momentos en que el sueño me vence...

La noche avanza en Los Monegros...

Con Iván después de su regreso al campamento tras su retirada por
fuerte deshidratación... Pero volverá el próximo año...!!

AT THE STARTING LINE

De esta forma empieza a amanecer en Los Monegros… Son ya las 6:30 de la mañana y poco a poco el campamento base se va desperezando... Me levanto y me duele todo el cuerpo. Tengo la espalda rígida y las caderas doloridas… Uuufff..!! Vaya noche... Recojo el saco de dormir y me dirijo al coche a buscar el desayuno. No tengo hambre pero, en  vista de lo que presumiblemente nos espera, hago un esfuerzo para comer un buen puñado de frutos secos y un plátano más medio litro de Isostar. Busco un poco de agua en la zona de las duchas para despejarme y decido caminar un poco por los alrededores para estirar algo las piernas...  Por cierto que en la llegada todavía faltan algunos corredores por cruzar la meta desde el día anterior...

Con Iván, Ana y José Trejo que mañana también correrá el IDMS....

Con Abel Rodríguez y Fito Arévalo antes de ir a descansar para afrontar por la
mañana el IDMS...

La noche se hace muy larga y dormir realmente es muy difícil...

Según nos habían indicado todo el proceso previo a la salida del IDMS empezaría a partir de las 7 y hasta la 8:30... Es decir recogida de dorsal, agua y alimentos y verificación de las mochilas. Parece que aun no soy plenamente consciente de que el gran momento se acerca y prefiero no pensar demasiado en ello... Así que casi como un ceremonial, muy lentamente  voy preparando todo el equipamiento y empiezo a vestirme con mucha tranquilidad, cuidando el más mínimo detalle. Casi de forma obsesiva... Ahora ya empiezo a asumir que voy a afrontar el gran momento, el instante de la verdad... Cómo ha cambiado mi situación en pocos días, pienso..!! De venir a Los Monegros con total determinación y dispuesto todo, ahora tengo incluso serias dudas de poder correr tan sólo el primer km... Pero intento alejar de mi mente esos pensamiento y mientras el ambiente  se va animando vamos intercambiando sensaciones con otros corredores. A todo esto la temperatura ya empieza a subir...

El momento ya se acerca... La pulsera con el chip de control...

Son ya las 7:30 h pasadas y estamos todos en fila frente al punto de control ya totalmente equipados... A partir de ese momento es cuando me empiezo a dar cuenta de que un ultramaratón de estas circunstancias es algo totalmente diferente a todo lo que he hecho hasta ahora... No tan sólo por el tema del terreno y el clima... Si no por el propio concepto y filosofía de la competición cosa que iréis viendo mientras voy explicando todo el proceso... El primer paso es recoger el dorsal y el chip. Cosa curiosa, en esta ocasión no es un chip al uso en la zapatilla, Se trata de una pulsera que nos colocan en el brazo derecho de la que pende una tarjeta con un código que será el que quedara registrado en cada punto de control. Después, corredor a corredor, nos pesan la mochila para comprobar que llevamos el peso mínimo exigido y una vez superado este primer filtro nos obligan a abrirla para ver el contenido y asegurarse de que llevas la comida que indica el reglamento perfectamente marcada con tu número de dorsal en cada envoltorio mas el material exigido, botiquín de emergencia, brújula, silbato, navaja...

Con Mónica Aguilera, vencedora de la última edición del Marathon des Sables, y que
también  participa en el IDMS...

Una vez superado  este prime r paso estamos ya  en el  recinto de  la salida y  poco a  poco nos vamos
encontrando los 120 corredores que vamos a atravesar el desierto... Hay un cierto ambiente de expectación por saber qué es lo que nos encontraremos... Instantes antes el director de la carrera nos vuelve a leer las normas del IDMS con indicaciones precisas sobre el circuito aunque minutos antes nos habían entregado un libro de ruta con la información básica para seguir el circuito y no perdernos... Nos aconseja sobre el tema de hidratación y cómo hemos de actuar en caso de necesitar ayuda médica, etc... Faltan ya pocos minutos para la nueve y aun entra algún corredor que ha pasado la noche en pleno desierto.... Yo hecho un vistazo rápido al libro de ruta y, en un primer momento, quizá por los nervios acumulados, entiendo poca cosa de lo que veo...Estamos ya prácticamente todos en el recinto cerrado de la salida... Por unos momentos parece que estemos en pleno Sahara, en el Marathon  Des Sables... Las indumentarias son las mismas, el escenario parece idéntico y la expresión de las caras, entre asustados e impacientes, de muchos de nosotros sugieren que el gran reto va a empezar...

El ambiente es fantástico...!! Cualquiera diría que estamos en el Marahton Des Sables...

Antes todavía tengo tiempo de volver a saludar a Mónica Aguilera, ganadora de la última edición del Marathon Des Sables y que finalmente también va a correr el IDMS... Charlamos unos instantes y nos hacemos una foto para el recuerdo ya que todos los que estamos aquí tendremos el privilegio de haber tomado la salida en la primera edición de un competición que pretende convertirse en una referencia a nivel de Europa, según los propios organizadores...

Bien, faltan pocos minutos... Yo he decidido que para evitar posibles malas sensaciones que no voy a forzar para nada mi rodilla hasta que empiece a correr. Es decir, no he hecho ningún estiramiento previo en absoluto y he intentado estar el máximo tiempo posible sentado para descargar de cualquier presión innecesaria al menisco fracturado... Intento no pensar demasiado y sé que si finalmente no puedo seguir adelante tengo la MTB en el coche y haré un seguimiento del IDMS...

Todo a punto..!!! El IDMS va a empezar....

THE FINAL COUNTDOWN... GO.....!!!

Son algo más de las 9 de la mañana.... Estallamos todos en un aplauso fuerte quizás para liberar tensión y por los altavoces se escucha la cuenta atrás... 5, 4, 3 2 1... En marcha..!! Empieza el Isostar Desert Marathon Starter...

Nos ponemos en marcha todos a un ritmo moderado ya que estamos informados del calvario que ayer pasaron todos los que salieron demasiado rápidos y en pocos kilómetros pagaron las consecuencias.... Yo empiezo a correr con total inseguridad e incluso con miedo en cada zancada... Avanzo los primeros metros con normalidad y después de los 5 minutos iniciales puedo decir que la molestia en la rodilla existe pero es muy débil, prácticamente una leve sensación… Poco a poco me voy animando y gano algo de confianza, no puede decirse que mi ritmo sea el que yo hubiese querido pero de momento puedo correr..!! Estoy situado en la parte central del gran grupo y si veo que algún corredor me presiona desde atrás  me aparto en cuanto puedo y les dejo pasar... Metro a metro vamos alejándonos del campamento base y nos adentramos en el desierto. Cada vez los caminos son más polvorientos e inhóspitos y en estos primeros km el gran grupo todavía permanece unido aunque se va estirando por momentos...

El espectacular momento de la salida del IDMS.... 120 corredores en busca del desierto...

A la derecha de la imagen (Dorsal 315)... Estoy en la salida del IMDS...!!

Aquí tenéis el recorrido visto desde el satélite del IMDS como veis, desierto puro y duro...

Libro de ruta del campamento base al CP1

Yo mantengo mi ritmo inicial e interiormente doy las gracias porque parece que la molestia está estabilizada... Estoy ya superando el km 3 y nos adentramos en un tramo muy irregular y con pedruscos desperdigados por todas partes. Aunque voy con el ritmo adecuado tengo la mala fortuna de pisar mal uno de esos pedruscos y el pequeño impacto repercute directamente en la articulación de la rodilla derecha generando un fuerte y doloroso pinchazo que me hace prácticamente detenerme y maldecir mi suerte...!! Pienso que hasta aquí he llegado ya que durante los metros siguientes voy trotando mucho más lento y el dolor persiste en su intensidad... En ese instante pasan por mi mente mil y una sensaciones, momentos muy duros que he vivido estos últimos días,  y decido jugármela definitivamente… O sigo adelante o me acabo de romper y aquí se acabó mi participación en el Isostar Desert Marathon... 

Aprieto los dientes, aguanto el dolor y decido mantener el ritmo de crucero a toda costa... Me concentro en cada pisada intentando evitar los pedruscos del camino (Parece que vaya pisando huevos… pienso...). En ese tramo encontramos un descenso pronunciado que hago prácticamente caminando intentando reducir al máximo posible los  impactos y una vez volvemos a la parte más llana me concentro de nuevo en  encontrar un ritmo de carrera que no repercuta demasiado en el maltrecho menisco de mi rodilla derecha y sigo luchando por superar esa fase crítica.... Pasan 2 km más y el dolor parece que no aumenta, que no va a más… Es un dolor constante de nivel medio pero soportable y rezo porque se mantenga estable... Toda mi fuerza de voluntad está en ese momento depositada en cada nueva zancada y parece que voy avanzando en mi propósito... 

The Long and Winding Road....

Estamos ya en el km 8 y mantengo la posición..!! Me voy adaptando a la situación y me conjuro para no ceder a las malas sensaciones... Aún vamos más o menos en grupos reducidos de dos o tres corredores  y eso me ayuda a distraerme un poco.....  Mi máxima prioridad es no realizar otra mala pisada que me acabe de romper definitivamente... Voy con sumo cuidado, sobre todo en las bajadas, que es cuando el impacto repercute en mayor medida en la rodilla, en el llano parece que voy algo mejor y respecto a la subidas no se agrava la situación debido a que son largas y con desnivel suave pero constante...

En un punto indeterminado de esta fase del recorrido me encuentro con Fito, compañero al que he conocido en el campamento base, que va caminando cabizbajo y cuando le alcanzo le comento qué es lo que le pasa... Me dice que está hecho polvo, que él y un grupo de corredores se han perdido unos km antes y, cuando se han dado cuenta, habían hecho más de un km extra y para intentar recuperar han aumentado el ritmo y ahora está totalmente desfondado... Le animo y le digo que cuando uno se pierde en estas circunstancias no es aconsejable intentar recuperar, es mejor seguir al ritmo habitual, porque en estas condiciones climáticas es un riesgo demasiado serio... Fito, después de unos minutos,  parece que se recupera y empieza de nuevo a trotar y durante algunos tramos vamos corriendo juntos...

Lo que le ha ocurrido ha Fito me pone en máximo estado de alerta para no despistarme y visualizar correctamente las señales marcadas en el camino con spray color naranja sobre las piedras. Una equivocación, en mi caso, seria definitiva y letal... Poco a poco parece que me voy centrando en la carrera y me mantengo a la expectativa ya que conforme van pasando los minutos mi cuerpo se habitúa a esa incómoda sensación en la rodilla y parece que voy algo más tranquilo... El paisaje que nos rodea es cada vez más árido y la temperatura ambiental empieza a subir por momentos. Estamos por encima de los 30ª cuando llevamos apenas una hora de recorrido... El IDMS está dividido en cuatro puntos de control llamados CP (Eso es algo nuevo para mí...) En cada CP hemos de detenernos para que controlen electrónicamente el tiempo que llevamos y nos certifiquen el paso por el mismo en el propio dorsal (La falta de marca del CP supone la descalificación) Además en cada control tenemos la posibilidad de reponer el agua y la isotónica de nuestros bidones. A lo largo de IDMS existen cuatro CP con un paso de tiempo límite establecido en cada unos de ellos. En caso de llegar al CP fuera de ese tiempo límite supone la descalificación.  La diferencia respecto de un Maratón convencional es que aquí los avituallamientos no están cada 5 km sino aproximadamente cada 13 km. Lo que dificulta aún más la situación en carrera sobre todo en lo referente al consumo de líquidos y posible deshidratación. 

Estoy ya sobrepasando el km 10 y según el libro de ruta que me han facilitado faltan unos 3 km para llegar al primer CP. A estas alturas ya vamos prácticamente corriendo solos por el desierto, excepto aquellos corredores que van con algún compañero y así lo han pactado previamente. El hecho de encontrarse corriendo sólo en el desierto durante varias horas es otro de los aspectos a considerar y que endurece mucho este tipo de pruebas.

Parece que ya me estoy aproximando al primer CP. Veo las banderolas de Isostar al final de una recta inmensa y esto me da un poco de ánimo... De momento he podido llegar al CP que está en el km 13,500 y en cuyo punto tenemos establecida una hora límite de paso a las 11:05 horas de la mañana. Yo llego a las 10:28  horas... De momento voy mejor de lo esperado..!! He superado una cuarta parte del IDMS y sigo en carrera… La rodilla me duele pero, de momento, puedo soportarlo..!! La sensación de calor ha ido en aumento pero de forma progresiva lo que me está permitiendo una buena aclimatación... Después de someterme al control electrónico, reponer líquidos y comer una barrita energética, reanudo la marcha hacia el segundo CP que está bastantes km más adelante....

La travesía es realmente interminable...

CP 1 TO CP2

Estamos ya en el corazón de Los Monegros... Tierra, piedras, polvo y caminos interminables... No hay una puñetera sombra y ningún árbol digno de ese nombre, sólo pequeños matorrales semi secos en algunas laderas y alguna que otra osamenta de restos de animales que quizás intentaron atravesar la llanura... Esto es el desierto de Europa..!! Cada vez el calor se deja notar más. Entiendo que lo fundamental para mi es mantener el ritmo de crucero actual sin cambios ni oscilaciones, vigilar donde piso e ir bebiendo agua e isotónica de forma regular a pequeñas sorbos y con frecuencia.... De vez en cuando, con intervalos de largos minutos, avanzo a algún corredor o alguno me adelanta, todos con un ritmo cansino e intentado economizar cualquier movimiento superfluo... Prácticamente nadie habla, el silencio es la ley... Hay que reservar energías... 

Mis sensaciones son normales dentro de un orden, creo que llevo todo bastante controlado y me voy marcando un orden de prioridades... Primero ir calculando los km que restan hasta el siguiente punto de control de forma inversa, es decir, en lugar de pensar ya llevo 8 y ahora voy a por el 9... Lo hago a la inversa y pienso que me quedan sólo 5 y después sólo 4 y así voy calculando como en una cuenta atrás... Sé que si consigo alcanzar el CP2 antes de las 12:45 habré conseguido completar la mitad del recorrido, de momento tengo un  margen de tiempo suficiente e intento reforzar mi estructura mental dándome ánimos y me conjuro para mantenerme firme en esa  línea.... El peso de la mochila prácticamente no lo noto y me voy rehaciendo mientras mi vista está absorta en el horizonte....

Estoy ya camino del segundo CP que está situado en el km 23,600... Voy algo más tranquilo y relajado... En mi mente sólo hay una idea fija: llegar al siguiente CP en condiciones aceptables y con mi maltrecha rodilla dispuesta a no rendirse... La tónica general sigue siendo la misma, grandes tramos en llano con mucha piedra y tierra reseca y algunos desniveles que no son excesivamente duros pero que son muy largos... Cada vez el calor aprieta más, la sensación térmica va en aumento pero no es un calor directo que te abrase al momento, es una progresión lenta pero implacable… El calor poco a poco te va atenazando de forma imperceptible. En función del terreno por el que pasamos, desde el suelo parece que sube como un halo de ondas caloríficas que empieza por la piernas y acaban en la cabeza, es como si el Sol no estuviera en lo alto sino que surgiese desde el suelo...

Sorprendentemente en este segundo tramo mejoro algo mis sensaciones y parece que el ritmo es un poco más vivo pero no me quiero confiar en exceso, si en cualquier momento hago un mal paso sé que la rodilla se va a quejar y puede ser el final de todo...  La monotonía del recorrido no impide ser plenamente consciente de que estamos en medio de la nada y de que para todos los que estamos aquí es un privilegio intentar alcanzar nuestro objetivo... Por mi mente desfilan infinidad de imágenes y momentos previos durante la fase de entreno que conforman un película con un final incierto. Por primera vez en mis 16 maratones anteriores llevo en mi brazo derecho mi MP3 cargado con una selección de rock, básicamente de los 70, ahí están Iggy Pop, Bowie, Marc Bolan Led Zeppelin... Lo llevo realmente como dispositivo de emergencia para utilizarlo en algún posible momento de agonía física o mental... Por suerte, hasta ahora, lo llevo sólo como accesorio...

Este tramo del IDM es el que más asequible se me hace. Las sensaciones son un poco mejores y me voy acercando al CP2… De nuevo a lo lejos diviso las banderolas del punto de control... Estoy a punto de alcanzar el ecuador de la prueba... Algo que hace tan sólo unas horas creí que era imposible...!! Llego al CP2 tras 2 horas 49 min de carrera... Me marcan el dorsal y me someto al control electrónico.... Nos reunimos varios corredores para descansar unos minutos, vaciar el resto de bebida, que llega a ese punto realmente “calentita”  y sustituirla por Isostar o agua (también caliente pero algo menos) según las preferencias de cada uno. Intercambiamos alguna impresiones y vuelta a empezar...!!

La fuerza mental para no venirte abajo es algo básico en el desierto...

CP 2 TO CP 3

He superado la mitad del corrido y aun estoy vivo..!! El siguiente CP está situado en el km 33,500, es decir unos 10 km más adelante... Ahora es cuando el calor y el cansancio pueden empezar a pasar factura, hay que ser conservador y no cometer ningún tipo de excesos... La hora límite de paso es a las 14:30 horas y en principio este factor creo que puedo superarlo ya que tengo margen de tiempo… Empiezo a correr de nuevo y el cansancio acumulado ya es una realidad... Mantengo la misma tónica que hasta ahora y una idea empieza a generarse en mi mente ya que desde hace algunos km he visto a algunos corredores cansados y exhaustos que empiezan a caminar para intentar recuperar un poco de fuelle... Yo me propongo al menos llegar al siguiente CP sin hacerlo, aunque para ello tenga que reducir un poco mi ritmo. Para  mi es algo fundamental ya que si llega ese momento antes de lo esperado empezaré a hundirme poco a poco... Esa es mi siguiente prioridad... Llegar al km 33,500 sin detenerme ni un momento. Aunque ahora cada km es más duro que el anterior y cada  vez bebo con más frecuencia para evitar posibles signos deshidratación. Llevo ya más de 3 horas de carrera y me he bebido unos 3 litros y medios de líquido... y sigo bebiendo... En lo alto veo algunas aves, supongo que serán carroñeras o de presa, revoloteando bajo el sol... Pero estoy en carrera...!!

Mientras me voy acercando al CP3, el último punto de control, voy experimentando una sensación que, aunque era previsible, realmente me preocupa... Antes del IMD, en concreto desde el pasado 19 de junio, tuve que interrumpir mis entrenos de forma brusca a partir del diagnóstico de rotura de menisco interno, y a pesar de que he intentado mantener la sesiones de elíptica, natación y algo de MTB, lo cierto es que llevo un mes sin correr ni un sólo metro... Por tanto mi buena forma física en aquel momento es más que probable que se haya ido diluyendo en gran parte y este sobreesfuerzo que estoy haciendo puede pasarme factura en el tramo final...  Y lo cierto es que empiezo a notar algún síntoma que puede ser premonitorio de una situación no deseada..

Aunque todo permanece bajo control, cada vez cuesta más avanzar, cada vez parece que los km son más largos y cansinos... Veo a los lejos de nuevo las banderolas del CP3 diminutas en la lejanía y parece que nunca llego... Mentalmente es algo desesperante y la realidad es que empiezo a estar agotado y mis piernas empiezan a estar muy rígidas... Hago un último esfuerzo para no detenerme y alcanzo el CP3 después de 4:19 horas de carrera... Ahora esto ya es muy serio..!! Si he llegado hasta aquí tengo que continuar a muerte...!! Soy plenamente consciente de que esta parte final será las más dura, puede ser terrible... Los que estamos en ese momento en la tienda del CP3 no hablamos en absoluto, se oye alguna que otra exclamación de ánimo de los organizadores y el viento, de pronto,  empieza a soplar con inusitada fuerza... Me invitan a sentarme junto a algún corredor durante unos minutos antes de continuar (me deben ver bastante mal...) Pero les digo que si me siento lo más probable es que ya no me levante.... Estoy apenas 3 minutos en el puesto de control, reemplazo los bidones de agua e isotónica, a parte iguales, y levanto la mirada hacia el sendero que tengo frente a mi... Apenas a 50 metros de la salida del CP3 veo una subida larga y tendida que, en condiciones normales, no supone ningún sobreesfuerzo excesivo pero que empezamos a subir caminado ya que las piernas no dan para más….

Sin duda habrá un antes y un después del Desert Marathon...

CP 3 TO THE HELL

Voy camino de la meta...!! Me conjuro para soportar los malos momentos que seguro van a llegar, cierro los puños, los levanto al aire y dejo escapar una exclamación... Empiezo a trotar sin prisa... A todo el cansancio acumulado y a la soledad del desierto se suma un factor con el que, al menos yo, no contaba, empieza a soplar el Cierzo en fuertes ráfagas.... En principio parece que se agradece un poco de aire, al menos no está tan caliente como el ambiente....  Pero poco a poco algunas de esas ráfagas, que siempre llegan de frente, empiezan incluso a frenarme en la carrera... Lo que faltaba...!! Ahora sí... Ahora me detengo un momento y pongo en marcha mi MP3 esperando “distraerme” un poco para no pensar excesivamente en el calvario que me queda... Intento quedarme absorto en la música pero solo lo consigo esporádicamente... Y lo que más me temía empieza a suceder… Cada vez mis piernas están más agarrotadas y empiezan a quejarse al llevar ya más de 5 horas sin parar después de tantos días de inactividad.... Lo que realmente me preocupa no es la sensación de dolor en las piernas sino la posibilidad de que aparezcan los temidos calambres que, a estas alturas, pueden ser letales...   Así que soy consciente de que tendré que soportar el dolor creciente en las piernas todo el resto de la carrera pero rezo para evitar algún posible calambre...

Nadie dijo que fuera fácil... Otros lo intentaron antes...

La parte “positiva” de todo esto es que con el dolor de la piernas ya no siento la rodilla y por lo tanto esta dejado de ser el principal problema… Otro punto clave es que cada km que penosamente avanzo y estoy más cerca del 40 mi mentalidad maratoniana me dice que en el 42 voy a parar, pero intento alejar de mi mente esa idea aunque es muy difícil... Os puedo asegurar que es algo que te machaca constantemente y cada vez con mayor contundencia...  Finalmente, después unos km, decido parar el MP3... Todo me molesta… Los auriculares e incluso la pulsera con el chip en la mano derecha es muy incómoda. Empiezo a estar agobiado… Sigo corriendo con más voluntad que fuerzas a través del desierto y en varias ocasiones percibo un principio de calambres tanto en los gemelos como en el bíceps femoral y la zona de la fascia lata... Estoy me obliga a reducir la marcha y masajearme un poco la zona... Y vuelvo a intentar correr... Estoy en el km 37 y en ese momento vamos unos 4 corredores desperdigados en unos 500 metros... Al fondo del camino, a mi derecha, veo a un corredor tumbado en el suelo boca arriba bajo el sol y nos detenemos, está consciente y le pregunto cómo se encuentra y qué le pasa... Mientras con la mirada, de forma instintiva, miro alrededor para llevarlo a un lugar con algo de sombra... No hay una puñetera sombra...!! El corredor me dice que está exhausto, que se ha quedado sin fuerzas y que no puede caminar pero que está más o menos bien… Le comento que se quede descansando unos minutos para intentar reaccionar y que en todo caso nosotros seguimos adelante y en cuanto veamos a alguien de la organización avisaremos para que lo localicen y lo recojan...  El corredor me contesta de forma afirmativa y se queda en el mismo lugar directamente bajo el sol a una temperatura sobre los 34º... Uffff..!!

Recupero el ritmo y con un esfuerzo constante y un creciente dolor en la piernas me voy aproximando al punto crítico de lo que sería el Maratón.... Un factor psicológico.... Es la primera vez que lo voy a superar en mi vida, es algo nuevo para mi... Ahora sólo voy corriendo en los tramos de llano y cuando el terreno se inclina hacia arriba, aunque sea una subida relativamente suave, ya no hay fuerzas para trotar sólo para caminar, lo que para mí es mucho peor ya que implica un mayor esfuerzo caminar que correr y soy plenamente consciente de ello… Llego al punto del Maratón en 5 horas 40 min... Pasa en ese momento la ambulancia en dirección a la meta y me quedo más tranquilo al entender que habrán localizado al corredor que se quedó tirado en la cuneta... (Luego por suerte, Guillermo  es  su nombre, se puso en contacto conmigo y me dijo que al final pudo recuperarse y acabar la carrera)…

Salimos del CP3 en el km 34,100 y me encuentro con esta subida de casi 1 km...
Nunca se acaba...!!

Me quedan menos de 3 km para alcanzar el campamento base... Hay momentos en que el Cierzo golpea tan fuerte que me frena en seco incluso caminando, suerte que sólo son ráfagas pero se levanta una polvareda inmensa que te obliga a cerrar los ojos... Realmente nunca antes había experimentado esa sensación de impotencia y agotamiento general llevado al límite... Son sólo 3 km pero veo que va a ser un martirio... Para acabar de arreglarlo visualizo al fondo, en la lejanía, la cúpula de color rojo del campamento base.. La llegada del IDMS…!! La veo como un pequeño punto en el horizonte pero por mucho que intento avanzar la sensación es que pasan los minutos y estoy en el mismo lugar...!! Es algo inexplicable..!! Parece que no me muevo pero he de seguir adelante como sea, decido mirar sólo a suelo para evitar castigarme mentalmente cada vez más... Mis baterías están están agotadas, las piernas duelen enormemente y los amagos de calambres son constantes… Ingiero la última barrita energética casi con desesperación, parece recién sacada del microondas, y bebo agua a temperatura ambiente cada tres minutos....      

Sobre el km 37 estoy ya hecho polvo, entre el Cierzo y el calor, me
detengo un minuto y me hago esta foto...

El sufrimiento es terrible pero sé que voy a llegar....!! Son los 3 km más largos y duros de mi vida…. No puedo más, estoy en las últimas, mis músculos están atravesados por mil agujas de acero ardiente, estoy en el infierno...!! 

Entro en el campamento base y veo la línea de llegada a 100 metros de mí…Son algo más de las tres de la tarde… Entro trotando, maltratado física y mentalmente, agotado, exhausto pero en ese momento el umbral del dolor ya no existe… En apenas 10 segundos el chip marca mi tiempo final...!! SOY  FINISHER DEL ISOSTAR DESERT MARATHON STARTER...!!

Gracias.......  

Soy Finisher ...!!!

El vídeo realizado por Elena Varea

Con Abel y Fito después de la llegada... Los tres conseguimos ser FINISHERS..!!

Después de la llegada con Rocío Fernández, artífice de mi participación en el IDMS...

Cuando acabo de escribir esta crónica, jueves 21 de julio a las 15:00 horas, todavía me duele todo el cuerpo. Sin duda el esfuerzo ha sido brutal...    Necesito algunos días más para replantearme muchas cosas y ver cómo evoluciona mi rodilla... Pero siento que desde el pasado domingo algo ha cambiado en mi interior, creo que estoy en el inicio de una metamorfosis de la que Kafka quizás se sentiría orgulloso... Creo que empieza a germinar en mi la semilla del ultramaratón... Aún es muy pronto para tomar ninguna decisión... Hay factores que no dependen de mi y he de dejar que pase el tiempo.... Pero empiezo a ver la larga distancia desde otra perspectiva....


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      

39 comentarios:

  1. Buena crónica, si señor... Se vivieron momentos muy duros y extremos pero que como tu dices te hace replantearte las cosas. Iván tiene ganas de volverlo a intentar, nunca antes había tenido que abandonar, él es muy duro de mente y fisicamente pero no pudo ser. Pero aun así la experiencia le pareció brutal. Por mi parte un placer haberte conocido y poder compartir esos momentos. Felicidades, una vez mas, por tu hazaña.
    un saludo y nos leemos.
    http://www.triatlonenfamilia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado sin palabras, Carles. Mi más sincera enhorabuena por ser finisher. Este hecho marca un antes y un después en la vida de cualquier corredor.
    Ya nos contarás cómo evoluciona esa rodilla y si finalmente te enganchas al ultra.
    Un abrazo, y recupérate para nuevas batallas.

    ResponderEliminar
  3. Carles,...Yo fuí de los que te dieron el consejo de no hacer la carrera. Y una vez agradecido de que no me hicieras caso, sólo puedo quitarme el sombrero e inclinarme hacia tí en señal de admiración y respeto. Eres muy grande! De eso no tenía ninguna duda,...Pero para mí has pasado a tener categoría de MAESTRO! Un abrazo enorme y recuperate pronto

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Carles! Menuda lección con tu experiencia. Gracias por compartirla. Tu crónica transmite mucha emoción y no sabes lo que me ayuda leerla.
    Espero que te recuperes pronto y bien, del gran esfuerzo y de tu rodilla, y que de esa semilla que empieza a germinar salgan nuevas experiencias como esta, e incluso mejores. Eres muy grande!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me ha costado leerlo, pero me has dejado boquiabierto. Felicidades.

    Por cierto, pensaba que esa calabera de la foto era la tuya, jajaja!!!!

    ResponderEliminar
  6. UFFFF....CARLES... MENUDA CRONICA...La verdad es que tiene mucho merito lo realizado, en la situacion que te encontrabas...pero sin duda, esto no se olvida... has plasmado muy bien todo... nos has hecho compartir sufrimiento... ERES GRANDE CARLES...

    ENHORABUENA.
    UN ABRAZO.
    (Ahora recuperate bien, para el siguiente reto, amigo)

    ResponderEliminar
  7. CARLES felicidades nuevamente, yo se lo que as pasado para llegar hasta, esa linea de meta y tiene si cabe un doble valor.. mucho sufrimiento antes de la carrera y mucho sufrimiento en la carrera... recuperate bien y ya tomaremos una cerveza con tranquilidad
    Carles he visto la clasificación y mi amigo Jose Portillo hizo segundo, entrando junto al primero.. pues solo los separo un segundo.

    ResponderEliminar
  8. no tengo palabras, que increible experiencia, que sufrimiento y que sensación debe ser haber llegado a meta. Increible. Y solo imaginarme a los de los 112km...

    Un abrazo enorme, ahora cuidate y recupera

    ResponderEliminar
  9. Impresionante Carles! muchas felicidades porque en tu caso ha sido más duro si cabe con los acontecimientos del último mes. Aún así has sabido encontrar fuerzas y lograr tu objetivo. Tienes toda mi admiración y cariño. Ahora espero que te recuperes muy muy bien, cuídate, un beso gigante.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena Carles, no sé si eres buen o mal corredor, lo que sí sé a ciencia cierta es que eres un luchador. Estoy a tus pies, compañero. Ahora a cuidar esas heridas y ponerle remedio a la rodilla.

    ResponderEliminar
  11. Que grande eres Carles, como has superado todas las dificultades en carrera una a una, con concentración y un gran espíritu de sacrificio.
    Me has dejado impresionado con esta crónica maravillosa y creo que hasta me ha entrado en casa polvo del desierto ;-)

    Descansa campeón, tú te puedes permitir un UltraMaratón y un Tour de Francia di quieres.

    Un fuerte abrazo y muchas felicidades.

    ResponderEliminar
  12. Lo que no cabe ninguna duda es que le has echado valor, enfrentarse a una prueba así en esas condiciones era una locura, una bendita locura. Muchas felicidades. Y luego dicen que correr es de cobardes.

    ResponderEliminar
  13. Carles !!!!
    Ya sabes que tienes mi admiración,se de tu lesión y sufrí el calvario en mi cuerpo Asi que solo puedo decirte,que grande Carles!!!!!!
    Ahora solo espero y deseo tu pronta recuperacion para que volvamos a coincidir en una experiencia como esta!!!!!!!
    Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
  14. No me cabía duda de que, si la rodilla te lo permitía, ibas a estar en la meta de esa carrera.

    Enhorabuena socio, y ahora con el reto cumplido a cuidarse esa rodilla, que se ha ganado unos mimos...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Madre mía, que grande eres, Carles... Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  16. Proezas como ésta son las que demuestran que lo que no te vence te hace más fuerte. Has superado todas las dificultades: el calor extremo, la larga distancia, el fuerte desnivel, las molestias de la rodilla, el cansancio acumulado...

    Tu dureza mental te permitirá superar todos los retos que te propongas. Si ya tenías un gran currículum, a partir de ahora podrás añadir más pruebas de gran mérito como ésta.

    Un abrazo y a recuperarte. Ya nos contarás cuál será tu próximo desafío.

    ResponderEliminar
  17. Bestial. Alucinante aventura Carles. Has demostrado que eres una referencia y un ejemplo para todos. Enhorabuena con mayúsculas porque el valor y el esfuerzo que has derrochado son impresionantes.
    Ahora recupérate y cura la rodilla, y después nos cuentas ese nuevo rumbo que decidas tomar.

    ResponderEliminar
  18. Carles, antes de nada déjame darte la enhorabuena por la mejor crónica de carrera que he leído en mucho tiempo, he sentido cada paso que vas narrando, el sufrimiento, el agobio del calor, la sensación de cansancio en aumento ¡Si hasta he notado el dolor en la rodilla! Eres un gran comunicador. Dicho esto, solo puedo decirte nuevamente FELICIDADES, eres un campeón con todas las letras. Fíjate que yo creí que no lo conseguirías, que ni siquiera estarías en la línea de salida (una rotura de menisco es cosa seria) y no solo la comenzaste... La acabaste. Se me olvidó que los corredores de fondo estáis hechos de una pasta especial.

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena, Carles. Por superar el previo carrera, por la carrera y por la crónica. Ejemplar.
    Me apunto este evento en la agenda.
    Un abrazo
    Santi

    ResponderEliminar
  20. Que pedazo de crónica madre mía, está genial, con todo lujo de detalles. Después de leerla me he mirado los pies para ver si me habían salido ampollas. Te mereces un monumento Carles, enfrentarse a una prueba así en tus condiciones dice mucho de que eres un auténtico crack !

    A disfrutar y recuperate que te quedan muchos kms por delante,

    FER

    ResponderEliminar
  21. Parecéis extraterrestres en medio de una polvareda. Has acertado con tu decisión. Enhorabuena !!

    ResponderEliminar
  22. Gran crónica y estupenda carrera Carles, nos has dejado a todos casi sin palabras. Recuperate bien que lo que has hecho es muy grande

    ResponderEliminar
  23. Encantado de haberte conocido aunque haya sido a posteriori.....ojalá coincidamos en otra como estas!...soy de Barbastro y el 24 de septiembre organizamos el 19º MEDIO MARATON RUTA VINO DEL SOMONTANO, con la presencia este año de JULIO REY....si te apetece....www.cabarbastro.com Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Felicidades Carles después de tantos entrenos y tanto sufrimiento con esa lesión, has conseguido tu reto, gran crónica un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Madre mía, me he leído la crónica de un tirón sin levantar la vista. Realmente ha sido todo una proeza lo que has hecho.
    Felicidades porque te lo mereces. Y tranquilo, porque con la lesión si has podido de hacer eso, imagínate estando al 100%.

    Ahora a descansar. Te lo mereces, CAMPEÓN!

    ResponderEliminar
  26. CARLESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS IMPRESIONANTE CRÓNICAAAAAA Y REPOR..........MI ENHORABUENA DE CORAZÓN ERA DE ESPERAR TE HABÍAS PREPARADO A CONCIENZA COMO TODO LO QUE HACES.....he tardao un día entero para abrir tu blog,ya sabes que mi compt va lentaaaaaaaaaa,pero desde luego a valido la pena...eres un gran atleta en todos tus grandes retos y hazañas,un abrazo kiko.

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena por ese finisher y muchas gracias por compartir esta experiencia con nosotros de esta manera tan magnifica. Gracias de verdad.

    ResponderEliminar
  28. Felicidades Carles y gracias por compartir esta experiencia con todos nosotros, has demostrado tu fortaleza. Ahora, por favor, a cuidarte y recuperarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Enhorabuena por la gran gesta conseguida. Excelente crónica con la que me has hecho sentir la carrera de principio a fin.
    A recuperar y a disfrutar del logro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Carles eres un pedazo de crack. Ha sido tetminar la lectura y entrarme unas ganas tremendas de.salir a correr. Me voy a librar por que es la una de la madrugada. Me encantan estas cronicas en las que prevalecen las emociones y los sentimientos sobre los tiempos, ritmos o parciales. Esta llena de pasion de esfuerzo y sacrificio. mi mas sincera enhorabuena. Un fuerte abrazo y recuperate pronto
    PD. La semilla del ultra no solo esta plantada por tus letras deduzco que ya esta creciendo

    ResponderEliminar
  31. Carles, mi más sincera ENHORABUENA!!! Tu crónica impresionante, la he leído en un pis pas, ese esfuerzo, esas sensaciones iniciales y finales, el detalle del que llego a meta en el IDM y esperó a al otro, vaya, no tengo palabras, simplemente IMPRESIONANTE!!!
    Como bien has dicho, esta experiencia marca para ti un antes y un después! Te felicito de corazón, has logrado vencer todo!!!
    Cuándo es el próximo?
    Disfruta mucho esta meta alcanzada, descansa y a recuperar esa rodilla!!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  32. Enhorabuena finisher. Impresionante la crónica, las fotografías, el sufrimiento que transmites, la lucha, el dolor.. la felicidad... TODO!!! ERES GENIAL!!!

    ResponderEliminar
  33. Qué grande Carles... Quería poder leer tu crónica y felicitarte como mereces con tiempo suficiente, no quería perderme una sola palabra por las prisas o por tener otra cosa en la cabeza.

    Es simplemente una hazaña lo que has hecho. Correr una ultramaratón en el desierto, con el menisco jodido y después de un parón largo en los entrenamientos, es algo que sólo se puede hacer con una cabeza muy fuerte y una capacidad de sufrimiento suprahumana. Esos tres últimos kilómetros que cuentas seguro que han sido los más duros pero a la vez los más dulces de tu vida. La semilla del ultramarón está germinando en ti. Y dentro de unos meses te darás cuenta de la cantidad de semillas que has plantado en muchos otros con esta crónica...

    ¡¡¡Felicidades, campeón!!!

    ResponderEliminar
  34. Acabo de leer tu cróncia Carles, impresionante y decirte que eres un auténtico loco por hacer algo así, pero sabes....¡¡BENDITA LOCURA!!.

    Enhorabuena campeón, ahora a poner esa rodilla como nueva.

    Un saludo muy fuerte desde el Norte.

    ResponderEliminar
  35. Impresionante, Carles! Brutal... eres un crack!

    ResponderEliminar
  36. Acabo de leer ahora mismo la cronica y te juro que aún escribiendo este comentario tengo los vellos de punta. Mi más sincera enhorabuena, espero que te recuperes pronto, y gracias por compartir tus experiencias con este novato a partir de hoy ferviente admirador tuyo. OLE por ti Carles. Desde Málaga recibe un fuerte abrazo, gracias

    ResponderEliminar
  37. ¡Qué grande Carles! Mira que lo he pasado mal leyendo todas tus vicisitudes con el menisco sin saber el resultado final.

    Tiene un mérito enorme. ¡Felicidades! Aunque sean muy atrasadas.

    ResponderEliminar

Te invito a que aportes tu opinión... Sólo te sugiero que no lo hagas como Anónimo... Gràcias...!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BDL - POPULAR POSTS