Galería de Audio - Front

Galería de Audio - Front

Blogger Translate / Traductor del Blog

domingo, 26 de abril de 2020

Ultra Distancia entre cuatro paredes



El planteamiento de un atleta de ultra distancia encerrado entre las cuatro paredes de su casa de forma no voluntaria genera ciertas situaciones y dudas físicas, mentales y existenciales…

En esencia, todo depende de qué tipo de beneficios podemos extraer de una situación semejante. Uno de los factores que podemos explotar es la intensidad ya que estamos aislados y podemos concentrar nuestra energía en nosotros mismos sin ningún factor externo que pueda desviar nuestra atención.

Al dedicar todo nuestro esfuerzo de forma más intensa podemos conseguir algunas ventajas como trabajar de forma más específica nuestra musculatura, entrenar la resistencia e incluso quemar calorías de forma exponencial dado que el tiempo que estaremos entrenando será más productivo.

En cuanto al estrés que supone realizar actividad física durante el confinamiento es necesario asumir que esta es una situación temporal y que es inevitable no pensar en espacios abiertos mientras entrenamos y ello suponga una carencia emocional. Hemos de intentar que nuestra sesión de entreno interior no se convierta en una pura mecánica deportiva, en este sentido la música puede ser un elemento indispensable.

Es evidente que para el corredor de ultra distancia supone una situación cuando menos inusual a la que debemos enfrentarnos, aunque para algunos seamos atletas “runnoréxicos” algo obsesionados por el hecho de correr y que debido al confinamiento corramos el riesgo de sobrentrenarnos. No debemos perder el control ni la perspectiva de nuestras acciones deportivas ni su impacto en nuestra vida cotidiana ya que algunos factores pueden influir después de forma negativa tanto a nivel psicológico como físico.

Es comprensible que los corredores sufran ese “factor biológico” que genera la ausencia de endorfinas físicas y que sintamos esa ausencia de sustancias químicas que producen sensaciones placenteras en nuestro organismo y el área cerebral específica reclame su dosis correspondiente, algo que está clínicamente demostrado. Por tanto, sería deseable no sobrevalorar el hecho de correr y darle una presencia absoluta sobre otras prioridades en la vida. Y, por supuesto, ser capaces de respetar los períodos de recuperación después de un ejercicio intenso y más aún cuando este se realiza en espacios cerrados y con un posible riesgo de lesión.

Entrenar y correr es un estilo de vida, sin ningún género de dudas, pero sería deseable que nuestra vida no girara en torno a ello porque puede llevarnos a la ansiedad, depresión, irritabilidad, etc.

Hemos de entender que realizar sesiones de entreno excesivas o grandes desafíos en espacios cerrados va en detrimento de nuestra salud física y mental. A partir de ahí cada uno debe tomar sus propias decisiones …

sábado, 11 de abril de 2020

La Ultra Distancia en tiempos del coronavirus


En mi progresión como corredor de largas distancias he pasado por diferentes etapas hasta alcanzar un nivel en el que creo que he conseguido el estado más próximo al equilibrio físico y emocional. 

La experiencia de correr decenas y decenas de kilómetros en solitario, atravesando lugares desconocidos, a veces inhóspitos y en formato de autosuficiencia me ha dotado de una sólida estructura más incluso mental que física para afrontar ciertas situaciones límite. 

Hace tiempo que descubrí que correr largas distancias en solitario es una escuela de aprendizaje enorme, aunque complicada para asimilar determinadas condiciones límite que puedan presentarse. Correr en estas condiciones incentiva la capacidad humana de asumir con flexibilidad momentos críticos y sobreponerse a ellos con los recursos que tenemos a mano e intentar salir fortalecido de la experiencia. 

Correr en silencio a través de distancias interminables potencia la posibilidad de reestructurar los propios recursos psicológicos en función de las necesidades surgidas y utilizar estas situaciones extremas para potenciar los recursos disponibles. 

Cuando me planteo un recorrido de larga distancia no pienso en su dureza sino en los momentos difíciles que me podré encontrar. No me refiero únicamente a una estrategia prefijada sino a mantener una actitud diferente y a otra forma de afrontar las dificultades ya que después de superar las barreas físicas y mentales llega el momento de la calma. 

Pero mantener esta actitud no es algo innato. No nacemos con ella. Es una aprendizaje largo y no exento de disciplina. Se trata de ser conscientes de que en este trayecto vital hemos de estar predispuestos a seguir desarrollando nuestras capacidades al máximo posible. 

También es interesante tener algún modelo del que podamos extraer algunas enseñanzas, aunque asimismo podemos investigar el camino por nosotros mismos. Ello implica que todos podemos alcanzar ese nivel si somos conscientes de modificar algunos de nuestros hábitos y actitudes. 

Correr largas distancias es un desafío físico y mental que genera muchas situaciones adversas, que a veces te abocan al fracaso de forma irremediable. Yo he fracasado varias veces, he visto impotente como mi objetivo se desvanecía en el aire, como las fuerzas físicas y mentales quedaban totalmente inermes pero esta realidad vivida me ha hecho crecer, me ha permitido asentar sólidamente mis cimentos y prepararme para afrontar nuevas metas. He fracasado varias veces, pero no me he dado por vencido. He dado lo mejor de mí mismo y cuando esto no ha sido suficiente he aprendido a reflexionar y fortalecer mis puntos débiles. 

Soy corredor de ultra distancia y esta actitud mental me acompañará siempre para enfrentarme a los retos que plantea la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BDL - POPULAR POSTS